Un GOLPE de Fe

Manny Pacquiao el boxeador cristiano. “Antes de ser boxeador, dormía en las calles, hambriento, y ahora no puedo creer que Dios me haya puesto aquí y sus bendiciones” dijo en una conferencia de prensa.

“El sábado ambos daremos lo mejor. Quisiera hablar con Floyd tras la pelea y compartirle mi fe en Dios, no hay nada malo con eso”, expresó Pacquiao.

Por último dijo, “Ambos podemos inspirar a más personas,a esos niños que nos admiran,a creer que hay un Dios que puede levantar a alguien de la nada”

 

Read Previous

“El Jardín Dormido” en la Ventolera

Read Next

Se inauguró, la casa del niño

14 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 4 =