Un grupo de jóvenes convirtió un microbasural en una cancha