El merendero Rayito de Sol espera ayuda de la gente

El reconocido merendero Rayito de Sol, ubicado en el barrio Villa Vivero, tiene como costumbre festejar los cumpleaños de los niños que acuden al lugar.

Por ello, el encargado del lugar, Dardo Leal, realiza dos festejos al año.

El espacio está dedicado a los niños que cumplen su primer año, hasta los trece años de edad. En total, son veintiocho niños los que esperan y se aferran a esta ilusión de poder festejar sus cumpleañitos.

El primer festejo es realizado en el mes de julio, y el segundo en diciembre. En teoría, se pretende hacerlo este sábado 15 del corriente al mediodía, pero las donaciones aun no llegan y así el responsable del merendero no podrá cumplir el sueño de los pibes de esta populosa barriada de la ciudad sureña.

Dardo Leal manifestó a El Tribuno que si bien hay algunos compromisos, pero todos de palabra, hasta el día miércoles, el merendero aún no tenía nada concretado.

Una ilusión que no se cae

“Queremos realizar el festejo de los cumpleaños de los niños como ya lo venimos haciendo desde hace algunos años, que es festejar los cumpleañitos semestrales, la idea es hacerlo este sábado”, expresó Leal.

Lo que se necesita de manera urgente es un par de tortas para los nenes y las nenas para que ellos puedan soplar su velita. Son niños que no tienen la posibilidad de hacer este festejo en sus hogares, por las condiciones económicas críticas en la que se encuentra sumergido el país, y el sur de la provincia, que por supuesto no es la excepción.

“Si bien hay algunos compromisos de algunas panaderías para algunas tortas, lo cierto es que hasta hoy miércoles, aun no tengo nada, confío en la Divina Providencia que proveerá”, manifestó a El Tribuno el encargado.

“También sería bueno si alguien puede colaborar con un pelotero para que los chicos disfruten. Entre los veintiocho niños, hay desde bebés que cumplen su primer año, hasta los trece”, indicó.

Cómo colaborar

El merendero Rayito de Sol está ubicado en calle 9 de Julio 389, de Villa Vivero de la Ciudad Termal.

Para realizar los festejos se necesitan gaseosas, jugos, snacks, prepizzas, leche, sucoa y golosinas.

En el lugar se sirve a diario la merienda a niños y adolescentes del reconocido barrio y por cuestiones vacacionales y económicas, luego de este festejo de fin de año, el lugar volverá a funcionar al inicio de clases de 2019.

 Fuente: El Tribuno

Read Previous

El cuerpo de Bomberos Voluntarios de Urundel recibió su personería jurídica

Read Next

Salteños y el país marcharon en contra de la ideología de género