• Portada
  • >
  • ONGs SALTA
  • >
  • Crónica de la visita de los Reyes Magos a la Quebrada del Toro

Crónica de la visita de los Reyes Magos a la Quebrada del Toro

Por Carlos Figueroa- Voluntario de Fundación Alfarcito

Iniciamos la jornada en horas tempranas con la bendición de Ana Moroder y nos lanzamos con los amigos de la Fundación Alfarcito a recorrer aquellos caminos tal como lo hiciera su hermano Chifri

Ya en camino, se sumaron los Reyes Magos para continuar juntos el recorrido hasta alcanzar la casa de Norma donde los pequeños libraron su alegría ante la sorpresa de la visita. Continuamos luego itinerario con los amigos del grupo de ingenieros agrónomos Los Tucuras, hasta alcanzar San Bernardo de las Zorras.

Allí visitamos el hogar de Inocencia Lamas y a la pequeña Belén mientras la “Caravana de los Reyes” se multiplicaba en amigos que generosamente se habían sumado a esta convocatoria.

Continuamos hasta El Rosal donde las familias lugareñas ya esperaban nuestro arribo que les traía a la memoria las imágenes de los tiempos en que Chifri con su famoso cuatriciclo llegaba hasta ellos junto a los Reyes Magos.

En ese punto –El Rosal- nos detuvimos en la capilla, en un encuentro de meditación para agradecer este regalo que recibíamos nosotros de poder trascender aquellos caminos revitalizando la obra de Chifri y el hecho de que pudiéramos estar en presencia en esos lejanos parajes donde las condiciones climáticas de la época los hacen de difícil acceso por las copiosas lluvias, que esa ocasión se presentó como un día apacible que permitió nuestro tránsito tranquilo por el buen estado de los caminos.

Tras la oración sobrevino el almuerzo que compartimos con aquella comunidad en el marco de una amenidad y espíritu de alegría para luego repartirnos en juegos con los pequeños del lugar que lograron contagiarnos esa tierna frescura que rememoró por algunos instantes nuestros años de niñez, jugando de igual a igual.

La siguiente parada fue Potrero de Chañi, en la casa de la familia de Valeria donde nos hallamos con los Misioneros de “El Huerto de los Olivos” que también se hallaban en esta vocación de llegar hasta esos alejados sitios llevando la compañía a las comunidades más alejadas.

Allí repetimos ese momento de alegría jugando con los niños y compartiendo esta experiencia con los miembros de la comunidad, despertando sonrisas y reviviendo anécdotas mientras preparábamos ya el regreso. A la vuelta, hicimos un alto en la casa de Anita Olmos donde festejamos el cumpleaños de su hijo Jesús.

Habíamos cumplido el objetivo, una vez más la Caravana de los Reyes había llegado hasta los más alejados parajes, venciendo los desafíos del clima y manteniendo vivo el espíritu de la Obra del Padre Chifri quien nos había bendecido con la posibilidad de poder volver por esos caminos y visitar los hogares repartiendo alegría entre tantos chicos.

Un agradecimiento especial y el más sentido para los padres de Chifri, José y Ana, lo mismo que para sus hermanas Gaby y Anita, que estuvieron siempre a nuestro lado en la oración para que este año hayamos podido renovar esta Gracia de poder llegar hasta las casas de todos aquellos hermanos y sus niños.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin