Navidad es Jesús


Por Andrés Hernández.

Si caminamos por las calles de cualquier ciudad notaremos que las multitudes y el entorno es muy distinto a cualquier otro momento del año. Es que la gran mayoría está pensando en como adornar su casa, qué regalar a sus seres queridos o quizá cómo recibir a sus familiares y amigos en el hogar. Los días que son cortos y parece que el tiempo es tirano en ayudarnos a llegar con todo lo previsto y no dejar ningún detalle al azar. Otros preocupados en los gastos que se originan y haciendo cuentas de todos los costos a afrontar para no llevarse sorpresas. Hay quienes buscan la manera de llamar la atención sin temor a derroches y otros prefieren el anonimato por la falta de compañía, de recursos ó porque esta fecha trae recuerdos de la pérdida de algún ser querido, alguna relación rota o fracasos inesperados. También están los que lo consideran como una fiesta mas y es la excusa perfecta para estar tiempo con los amigos y en el peor de los casos dejarse llevar por un descontrol que traerá consecuencias inesperadas.

Mucho se habla, se desea y se saluda en esta fecha tan especial, pero no todos saben o tienen en cuenta el verdadero significado de la Navidad. No es nada mas ni nada menos que celebrar el nacimiento de Jesucristo, el salvador del mundo. Con su llegada, tenemos la ocasión de volver a poner las cosas en su lugar, restaurar relaciones, acercarnos nuevamente a esos familiares o amigos que un día compartieron parte de la vida con nosotros y que por distintas circunstancias se alejaron, pedir perdón y perdonar, repensar y aclarar pensamientos y actitudes que quizá durante el año se viciaron y evitaron alcanzar el éxito en el ámbito público o privado.

Es una hermosa fecha que nos da oportunidades, y de esas que quizá no se vuelvan a repetir, porque el tiempo pasa y es nuestro bien mas preciado y debemos saber como invertirlo. Y justamente, si hablamos de inversión el mejor ejemplo es Jesús; el mayor y más amplio significado de lo que es la entrega y la oportunidad de volver a comenzar. Si Él no hubiese nacido la historia no se hubiese tornado a nuestro favor y no tendríamos motivo para celebrar. Es por eso que ante este evento crucial que marcó la historia del mundo celebramos la Navidad, y por mas circunstancias adversas que pudiéramos pasar, jamás olvidemos que el motivo principal es ÉL. Por eso, aprovecha este tiempo en afirmar relaciones, disfrutar de los tuyos y compartir la alegría y el espíritu de la navidad que sin dudas, nos conmueve a todos.

Nuestro deseo es que tengas una muy feliz navidad, con abundancia en tu mesa, en compañía de quienes mas amas y que sea una navidad distinta, llena de bendiciones.

Atte. Andrés Hernández.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin