Trabajan en la prevención de la enfermedad de Chagas

Se realiza una campaña de rociado de viviendas con productos insecticidas en zonas donde habita la vinchuca, principal agente de transmisión de la enfermedad.

Desde el inicio de la campaña de control de la vinchuca en mayo, la Dirección de Epidemiología de la Provincia y la Delegación Salta del Programa Nacional de Control de Vectores trabajan en forma conjunta y coordinada de acuerdo con una planificación anual para las zonas donde hay presencia del insecto.

Se trabajó sobre 1293 viviendas y sus peridomicilios en San Carlos y Rivadavia banda sur, donde se aplicó rociado con productos químicos piretroides. A mediados de setiembre se tiene previsto fumigar 715 viviendas identificadas por agentes sanitarios como infestadas en ocho sectores del área Morillo: Fortín Belgrano, San Patricio, Las Palomas, El Gritao, Los Baldes, El Talar, Capitán Pagés y La Cortada.

En el territorio provincial, hay presencia de vinchucas, aunque no necesariamente infectadas con Trypanosoma cruzi, en los departamentos San Martín, Orán, Rivadavia, Anta, Metán, Rosario de la Frontera, Guachipas, San Carlos, Cafayate y Santa Victoria.

El agente vector
La vinchuca es un insecto de hábito nocturno. Se alimenta de sangre que succiona de personas o animales durante la noche y en el día se refugia en sitios abrigados, como debajo de colchones, ropa de cama, techos de paja, detrás de cuadros y espejos, rajaduras de paredes, maderas, cartones, etc.

Además de las viviendas, habita en lugares próximos, como gallineros, corrales y depósitos. Como puede permanecer hasta meses sin alimentarse, se la puede encontrar también en casas temporariamente deshabitadas.

Al picar al humano para alimentarse de su sangre, la vinchuca infectada con Trypanosoma cruzi defeca sobre la piel. Cuando la persona se rasca, arrastra las heces hacia la herida y de esa forma el parásito ingresa al torrente sanguíneo, afectando al corazón y órganos de los sistemas digestivo y nervioso.

Formas de transmisión
Además de la transmisión vectorial, que ocasiona el 90% de los casos, la enfermedad de Chagas puede transmitirse por vía vertical, de madre infectada al hijo, durante el embarazo. Otras formas de transmisión, menos habituales, pueden ser la transfusión de sangre no controlada, trasplante de órganos infectados y la ingesta de alimentos contaminados con materia fecal de vinchuca infectada.

En la Argentina, se estima que anualmente se producen 15.000 nacimientos sospechosos de Chagas vertical o perinatal, de los cuales un 3% se confirma y puede ser tratado. Los medicamentos para tratar esta enfermedad están disponibles en forma gratuita en hospitales públicos.

Síntomas y prevención
Cuando una persona se ha infectado con el parásito (Trypanosoma cruzi), pueden aparecer síntomas entre los cinco y los 14 días, que pueden manifestarse como fiebre, diarrea, dolor de cabeza, cansancio, irritabilidad, vómitos, falta de apetito, malestar general. También puede aparecer una hinchazón en párpados. Ante estos síntomas, es fundamental la consulta temprana en un establecimiento de salud.

En la prevención, además de las acciones de las instituciones sanitarias, es muy importante la colaboración de la comunidad a la hora de impedir la proliferación de vinchucas dentro de la vivienda y sus alrededores.

Se debe mantener condiciones de higiene y orden en la casa y evitar la acumulación de papeles, bolsas, leña, cartones, objetos inservibles, etc. que puedan servir de reservorio para los insectos. También es importante tapar todo orificio o grieta en las paredes y ubicar las camas al menos a 10 centímetros de las paredes. En lo posible, cubrir a los niños con tela mosquitera cuando duermen.

Argentina sin Chagas
Desde el año 2014, cada último viernes de agosto es el Día Nacional por una Argentina sin Chagas. La celebración fue instituida por Ley Nº 26.945, con la finalidad de que las instituciones sanitarias de todo el país desarrollen actividades públicas de educación y concientización orientadas a la prevención y el control de todas las formas de transmisión de la enfermedad.

Esta patología, llamada también Trypanosomiasis Americana, está presente en el continente americano desde tiempos remotos y constituye un problema de salud pública, fundamentalmente en las regiones endémicas de América latina, donde el medio ambiente, las prácticas culturales, la situación social y económica de la población, son factores que contribuyen a la permanencia y naturalización del problema.

En la Argentina, la enfermedad de Chagas es endémica, pero hay provincias en las que el riesgo de transmisión vectorial es más alto, como Chaco, Formosa, Santiago del Estero, La Rioja, Salta, Mendoza y San Juan.

En la actualidad, la transmisión vectorial, producida por las heces de la vinchuca infectada, se considera inexistente en las provincias de Jujuy, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones, Neuquén, La Pampa, Río Negro, San Luis y Tucumán.

En las últimas décadas, y debido a la movilidad de la población, la enfermedad se ha expandido a otras regiones del mundo, como Estados Unidos, Canadá, países europeos y del Pacífico occidental.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin