• Portada
  • >
  • PAIS
  • >
  • El fin del aborto en América Latina comenzó en Argentina

El fin del aborto en América Latina comenzó en Argentina

El rechazo al proyecto del aborto libre en Argentina es un aliento para los países latinoamericanos, que ven cómo se desenmascara el lobby abortista y se transforma en una esperanza para un verdadero trabajo por la dignidad de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

Rosario Vidal, presidenta del Movimiento Mujeres Reivindica en Chile manifestó que el resultado de Argentina es “histórico” y una “tremenda alegría” para “lo que se viene en la lucha por la vida y dignidad de la mamá y los hijos, desde la gestación, y también por los derechos humanos”.

Vidal explicó que el movimiento que visibilizó el debate y movilizó a millones de personas en Argentina llamado “Ola celeste” también fue un “fenómeno inédito e histórico” que cruzó las fronteras.

Como resultado nació “Latinoamérica por las 2 Vidas”, movimiento que reunió a unas 15 naciones para apoyar la causa provida de Argentina, explicó Vidal, una de las organizadoras y vocera del “Colectivo por las dos vidas” desde donde surgió la iniciativa.

“Latinoamérica por las 2 Vidas se expande rápidamente porque que en todos los países tenemos el mismo contrincante: un lobby gigantesco que tiene el mismo libreto en cada país, las mismas estrategias de validación, un discurso que pretende ser hegemónico, pero no es verdadero ni realmente empático”.

“Este lobby no representa a las mujeres, sino los intereses que están alrededor de la prestación del aborto”, aseguró Vidal.

A su turno, la Directora ejecutiva de la Corporación Maternitas, Patricia Gonelle, dijo que el rechazo al aborto libre en Argentina “nos alienta muchísimo respecto de lo que va a pasar. Es una señal muy positiva y tremendamente esperanzadora que nos dice: ‘sí se puede’”.

La experta sostuvo que “las grandes manifestaciones populares fueron muy importantes, de mucho impacto. También contribuyó a que Argentina es un país federal donde cada provincia tiene su identidad y fuerza para presionar al Gobierno central”.

Gonelle cree que el aborto comenzó un retroceso. A su juicio, luego de 50 años de implementación, las naciones se están dando cuenta “que el aborto es un mal social y para la mujer que debe enfrentarlo, una terrible decisión”.

“La esperanza es que un día se termine el aborto, porque la solución al aborto son los programas de protección a la maternidad, políticas de ayuda a la mujer y la familia”, aseguró Gonelle.

A su turno, Karilina Bischof, integrante de Proyecto Esperanza en Bolivia dijo que el fenómeno de Argentina es un impulso para continuar “con nuestra labor de prevención, de fortalecimiento y respeto a toda vida y dignidad humana”.

“Hay esperanza y hay mucho por hacer. Hay que seguir sensibilizando y sacar las vendas de los ojos que no dejan ver los eufemismos, las políticas e intereses que hay detrás de esta pugna por aprobar leyes a favor del aborto”, señaló.

Fuente: aciprensa.com

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin